Saltar al contenido

Que es la celulitis y como combatirla

¿QUÉ ES LA CELULITIS?

La celulitis (piel de naranja) es una alteración cosmética de la piel de los glúteos y de la cara posterior y lateral de los muslos de muchas mujeres, debido a una distorsión el tejido conjuntivo situado bajo la piel afectada, en combinación con anomalías circulatorias e inflamación. La acumulación de tejido adiposo que forma nódulos de grasa, agua y toxinas en las zonas afectadas hace más aparente el problema. La celulitis es un proceso hormonal y circulatorio.

Las mujeres tienen dos hormonas, la progesterona y el estrógeno, que ayudan a la acumulación de adiposidades de grasa y la retención de líquidos, dando como resultado la celulitis.

Altas concentraciones de estrógeno en sangre provocan inconsistencia y esponjosidad de los vasos sanguíneos y a través de esas transformaciones puede producir la acumulación de líquidos y toxinas en el tejido celular subcutáneo, que inducen la aparición de la celulitis.

Aparece en la hipodermis, que es el tejido subcutáneo formado, esencialmente, por células que almacenan grasas que regulan la temperatura corporal y amortiguan impactos.

Cuando las grasas que se almacenan en dichas células no están equilibradas con el gasto que se debería hacer de ellas, se produce el aumento de la talla. Al mismo tiempo, estas células empujan la piel, creando pequeños surcos, que es la piel de naranja.

Puede presentarse de manera aislada o asociada a sobrepeso.

En ciertos momentos de la vida de una mujer existe mayor propensión a desarrollar celulitis. Estas son la pubertad, durante la utilización de anticonceptivos, el embarazo y la premenopausia. También hay una predisposición racial, ya que las mujeres asiáticas casi nunca la padecen.

Por el contrario, durante el período de lactancia materna se favorece la desaparición de la celulitis, e incluso se previene su aparición.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA CELULITIS?

La mayor parte de las veces, la aparición de celulitis se debe a hábitos de vida poco saludable.

El factor genético: Antecedentes familiares de padecer obesidad y celulitis, favorecen su aparición. La mayoría de las mujeres que sufren esta patología presentan antecedentes en su familia.

La falta de ejercicio: La falta de actividad física empeora la situación. La práctica activa la circulación sanguínea y el metabolismo de las células grasas. El sedentarismo no es recomendable en ningún caso.

Una alimentación inadecuada: Una dieta excesiva en calorías da lugar a un aumento de peso, de las células grasas. El exceso de sodio en la dieta produce retención de líquidos, lo que empeora más la situación. Una alimentación baja en sodio junto con la ingesta de un litro y medio como mínimo de agua, facilita la eliminación de toxinas y reduce la retención de líquidos.

El estrés: Las tensiones acumuladas dificultan la circulación y los productos de intercambio y de desecho no pueden eliminarse adecuadamente. Es importante un descanso bien aprovechado.

El consumo de alcohol y tabaco: Son dosis de toxinas incorporadas al organismo. El alcohol impide una correcta limpieza del material residual y los cigarrillos dificultan una correcta circulación sanguínea.

Utilizar vestimenta inapropiada: Ni ropa ajustada ni tacones altos ya que dificultan la circulación y el retorno venoso.

Permanecer mucho tiempo de pie: Esto también dificulta la circulación y provoca además la aparición de varices.

Factores hormonales: La pubertad, embarazo, menopausia, síndrome premenstrual y uso de píldoras anticonceptivas son situaciones donde las hormonas sufren algún desarreglo. Estas circunstancias desencadenan o empeoran la celulitis.

Los trastornos circulatorios: Impiden una adecuada eliminación de toxinas. Las insuficiencias venosas, las varices y otros problemas circulatorios locales contribuyen a la aparición de celulitis.

También afecta a los hombres, pero en un menor grado, debido a que la proporción de grasas en el organismo es mayor en mujeres que en hombres.

¿QUÉ FACTORES INFLUYEN EN LA FORMACIÓN DE LA CELULITIS?

Si se cuidan determinados factores pueden contribuir a que no aparezca:

Tener antecedentes familiares es un factor que no se puede evitar. Pero sirve para estar informado y tener más precaución con los demás factores de riesgo.

Si se lleva una vida sedentaria y no se realiza ejercicio físico regular puede favorecer que los células grasas o células adiposas aumenten de tamaño más fácilmente y que el drenaje de líquidos sea más lento.

Una mala alimentación basada en una dieta incompleta y de pobre calidad también puede conducir a que las células grasas aumenten de tamaño.

Los problemas circulatorios y el sobrepeso también pueden hacer que aparezca la celulitis, porque no se puede producir un correcto drenaje de toxinas.

Aunque los anteriores factores pueden influir, la celulitis tiene un origen hormonal y es un proceso natural del cuerpo de la mujer.

Los síntomas de la aparición de la celulitis son pesadez en los miembros inferiores, hinchazón en tobillos, calambres, pies fríos, várices, hematomas espontáneos, persistencia de las marcas al tacto, piel rosada, deshidratación de la piel y la pérdida de suavidad de la piel.

¿SE PUEDE PREVENIR LA CELULITIS?

Dado que la celulitis puede aparecer en la juventud conviene prevenirla antes de tener que pasar a eliminarla. Cuantos más desajustes hormonales se padezcan, como el embarazo, más probable es la aparición de la celulitis.

  • Dejar de fumar, evitar el café, el alcohol, los alimentos refinados, fritos y altos en grasas, la ingesta excesiva de sal y el déficit de fibra en la dieta.
  • Beber dos litros diarios de agua.
  • Hacer ejercicio. Correr o caminar es muy recomendable.
  • Evitar el uso de prendas de vestir que se ajusten demasiado al cuerpo, el calzado con tacones altos y las malas posturas.
  • Controlar el estrés.
  • Tener cuidado con el consumo de anticonceptivos, que favorecen la retención de líquidos.
  • Aspectos alimenticios

Para eliminar la celulitis, hay que proporcionar al organismo las herramientas y los nutrientes necesarios para que él mismo pueda depurarse y restablecer el equilibrio interno

En cuanto a la dieta, se deben tener en cuenta los siguientes elementos:

Es conveniente llevar una alimentación equilibrada, rica en frutas, verduras y fibra y sin excesos de grasas, sobre todo las saturadas. Comer verdura en abundancia, tomar fruta con moderación, sustituir la carne por proteína vegetal, consumir alimentos ricos en fibra (integrales) que además contribuyen a mejorar el tránsito intestinal.

Los azúcares pueden ser la mejor materia prima para la fabricación de grasa, cuando no son quemados en su totalidad por lo que no conviene consumirlos.

Es muy importante mantenerse hidratado bebiendo abundante líquido, sobre todo agua y zumos de frutas naturales, pero también es importante deshacernos del líquido sobrante mediante una dieta muy diurética.

Eliminar o limitar el consumo de café porque limita la capacidad del riñón para eliminar toxinas y acaban en las células grasas de la piel. Mejor el té verde, que es diurético.

Evitar el consumo de alimentos procesados como la comida rápida ya que generan una enorme cantidad de toxinas al consumirlos, además aumentan el tamaño de las células grasas. Prescindir de alimentos procesados, productos light, grasas hidrogenadas, aditivos, bollería, helados, etc.).

Limitar el consumo de alcohol ya que también dificulta la depuración y desintoxicación del organismo a través de su afectación al hígado y los riñones.

Tomar un litro y medio de agua diario: El agua es el elemento depurativo por antonomasia, así que no puede faltar en la dieta. Se debería consumir un litro y medio como mínimo al día.

Estilo de vida

El estilo de vida puede influir para prevenir y no tener que eliminar la celulitis.

  • Evitar el estrés: Controlar problemas emocionales, nervios, ansiedad, etc., que puedan producir un incremento hormonal.
  • Es conveniente evitar ejercicios bruscos o de gran impacto. Mejor realizar ejercicio suave porque ayuda a rebajar las células grasas de la piel.
  • Mantener un estilo de vida activo y menos sedentario es la mejor forma de prevenir la celulitis ya que será difícil que se acumulen grasas en cualquier parte del cuerpo, y que la circulación sea la idónea.

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN DE LA CELULITIS

Masajes: Los masajes en las zonas afectadas pueden funcionar porque contribuyen a la circulación de líquidos. Se realiza con la yema de los dedos y los nudillos y con una crema anticelulítica. El masaje siempre de abajo arriba, es decir, desde las pantorrillas hasta la zona de los muslos ascendente, incidiendo en la zona de los muslos con movimientos largos y lentos.

Tratamientos drenantes: Los tratamientos drenantes son especialmente útiles para evitar que se acumulen líquidos en determinadas partes del cuerpo.

Presoterapia: Es un sistema de terapia de compresión que realiza un masaje unidireccional en las extremidades con una acción directa en el sistema linfático y venoso, eliminando los excesos de fluidos intersticiales superfluos, acelerando el retorno venoso y la circulación linfática

Drenaje linfático: Es un tipo de masaje, suave, ligero y repetitivo, que se aplica sobre el sistema circulatorio y su es movilizar los líquidos del organismo para favorecer la eliminación de las sustancias residuales que se acumulan entre las células. Mejora el retorno linfático y reduce la hinchazón.

Crioterapia y termoterapia: La crioterapia engloba un conjunto de técnicas que utilizan el descenso de la temperatura corporal como método terapéutico. Se utilizan sistemas como aplicación de compresas heladas, pulverizaciones refrigerantes o aplicación de sustancias que generan frío. El frío genera un efecto de tensión sobre la piel al estimular la contracción de sus fibras elásticas y sobre el metabolismo de la grasa.

La termoterapia es un tratamiento que trabaja sobre la adiposidad con la aplicación de calor mediante mantas eléctricas, lodos, aire seco, lamparas de infrarrojos, etc. que actúan sobre la piel elevando su temperatura y aumentando el metabolismo basal.

Corrientes tonificadoras: Tonifican los músculos y mejoran la circulación venosa y linfática, se usan electroestimuladores para mejorar el aspecto de la piel.

Ultrasonidos: Los ultrasonidos emiten millones de ondas sonoras de alta frecuencia a través de la piel. Producen efectos térmicos, vibratorios y osmóticos que facilitan que las células grasas se destruyan.

Iontoforesis: Se basa en la introducción de sustancias o principios activos mediante iones eléctricos a través de la epidermis

Técnicas láser: Mejoran el drenaje, la circulación y disminuye el dolor que ocasionalmente produce la celulitis.

Cumplir todas estas sugerencias no implica la no aparición. Prevenir es mejor, pero pueden existir factores de otro tipo, inevitables o ignorados.

CÓMO ELIMINAR LA CELULITIS

Para eliminar la celulitis definitivamente es necesario modificar el estilo de vida.

Unos hábitos saludables de alimentación y ejercicio regular junto con un masaje específico y los siguientes consejos serán muy útiles para deshacerse de esas toxinas acumuladas en el organismo.

Llevar una dieta saludable y equilibrada basada en alimentos naturales, baja en grasas y sal, e ingerir abundantes líquidos.

El ejercicio físico ha de ser dirigido fundamentalmente a las zonas del cuerpo que son propensas a la acumulación de grasas

TRATAMIENTOS PARA LA CELULITIS

Cremas anticelulíticas

Se deben aplicar realizando un masaje ascendente y circular sobre las zonas afectadas.

Masajes anticelulíticos

Deben ser realizados por profesionales y de manera regular, para obtener buenos resultados.

Liposucción

Enfocada a la eliminación de la celulitis localizada. Se trata de introducir una cánula en la zona afectada y aspirar la grasa profunda.

Lipoescultura ultrasónica

Se licuan las células grasas mediante ondas de alta frecuencia. Luego se eliminan con una succión a baja presión.

Endermología

Es un tratamiento estético que moviliza los tejidos conjuntivo y adiposo de manera no invasiva, para estimular el sistema circulatorio y linfático de la zona. Se aplica con un aparato que tira ligeramente de la piel y mantiene un masaje a una presión constante

Electrolipólisis

Consiste en la aplicación de agujas similares a las de acupuntura, que se insertan en el tejido graso afectado. A través de ellas se hace pasar una corriente de baja intensidad y frecuencia que genera unas contracciones en el tejido conjuntivo bajo la piel que hacen que las células grasas se vuelvan permeables y eliminen la grasa de su interior.

Mesoterapia

Consiste en la administración por un médico de microinyecciones indoloras en dosis bajas en la capa más interna de la piel. Estas contienen una mezcla de medicamentos adecuados, vitaminas y minerales que disuelven y reducen las células de grasa.

Ozonoterapia

Consiste en la aplicación de ozono que tiene la capacidad de reaccionar frente a los ácidos grasos que componen las células adiposas volviéndolos hidrófilos (que absorbe fácilmente la humedad).

CÓMO ELIMINAR LA CELULITIS EN CASA

He aquí algunos trucos caseros para librar la batalla contra la celulitis.

Ejercicio físico

Los ejercicios aeróbicos (andar, correr, nadar y montar en bicicleta) son buenos para perder peso. Sin embargo, para combatir la celulitis y la grasa localizada, convienen ejercicios específicos como las sentadillas y los abdominales hipopresivos. Las técnicas hipopresivas consisten en ejercicios posturales y respiratorios basados en técnicas de yoga.

Comer plátanos

Al ser muy ricos en potasio, mejoran la circulación sanguínea y la celulitis. Otros alimentos ricos en este mineral son aguacate, coliflor, espinacas y zanahorias.

Masaje anticelulítico

Los anticelulíticos mejoran el aspecto de la piel de naranja. Se aplican por la mañana y por la noche con un masaje desde los tobillos subiendo hacia el abdomen y en las piernas con movimientos circulares con las manos subiendo con una ligera presión ascendente constante. En el abdomen, formando círculos concéntricos.

Reemplazar el café por infusiones bajas en cafeína

El exceso de cafeína puede provocar deshidratación y favorecer la instalación de las células grasas donde menos se desea.

Hidratación

Consumir infusiones frías o zumos de hortalizas y frutas bajas en azúcar y al menos ingerir para reponer la pérdida de líquidos y eliminar toxinas, hasta un litro y medio de agua al día, sobre todo en verano.

Los zumos de hortalizas con frutas drenantes se convierten en otros de tus aliados para drenar líquidos y vencer la deshidratación de la piel en verano.

Prescindir del azúcar

El azúcar además de transformarse en grasa hace que el colágeno se vuelve más rígido haciendo que la piel pierda firmeza.

Piña, sardinas y té verde

Hay alimentos con propiedades reductoras, drenantes, tonificantes y activadores de la circulación como la piña, que además tiene propiedades antiinflamatorias y diuréticas

El té verde aumenta el gasto metabólico y activa la combustión de las grasas impidiendo su acumulación en el hígado y las paredes de los vasos sanguíneos, tiene efectos descongestionantes, termogénicos y depurativos para eliminar toxinas

Los ácidos Omega 3 (presentes en alimentos como las sardinas, caballa, atún o salmón) son esenciales para combatir la celulitis

Evitar la sal

Si se toma más sal de la que el cuerpo necesita se retiene más agua para disminuir su concentración. Esto se convierte en retención de líquidos, una de las principales causas de la celulitis.  Aperitivos (patatas fritas, cacahuetes, maíz tostado, palomitas), productos conservados en salazón, o comidas precocinadas no ayudan a combatir la celulitis.

Evitar los refrescos

Hay que evitar los edulcorantes artificiales, colorantes y conservantes de los refrescos sean light o no, ya que pueden ser poco recomendables.

Hacerse un peeling y aclararse con agua fría

Los tratamientos y cosméticos exfoliantes ayudan a eliminar células muertas y mejoran la circulación.

PRODUCTOS PARA ELIMINAR LA CELULITIS RÁPIDO

Una dieta que incluya muchos alimentos ricos en antioxidantes para defenderse de los radicales libres que estropean la piel.

Frutas como las uvas rojas, manzanas, tomates, zanahorias, alubias y patatas, avellanas, nueces y cacahuetes; moras, arándanos, etc., ayudan a ello.

Beber té verde, ya que además de contener antioxidantes poderosos, ayuda a acelerar el metabolismo para ayudar a perder peso.

Practicar algún tipo de ejercicio regular aumenta la circulación y ayuda a quemar la grasa almacenada, también mejora el tono muscular bajo la piel.

Comer grasas saludables como los ácidos grasos Omega-3. Los contienen las nueces, semillas de lino, los pescados grasos como la caballa y el salmón, y los suplementos de aceite de pescado.

Para deshacerse de toxinas en el cuerpo, hay que limitar el consumo de sustancias que contienen estas toxinas nocivas, como el café, el alcohol, el tabaco y los alimentos procesados y beber abundante agua diariamente

También es conveniente exfoliar regularmente la piel para estimular la circulación y reducir el aspecto de la celulitis.